La Dirección de Imprenta Nacional a través de Bienestar laboral y un equipo de colaboradores, realizó el día sábado 07 de octubre una de las celebraciones más divertidas para los hijos menores de 14 años de los empleados de la Imprenta Nacional “El Día del Niño“.

A la actividad asistieron 40 niños y 35 adultos, los cuales pasaron entretenidos con el show de Pichinguita y Lupi lupi, los Payasitos que divirtieron e hicieron reír a todos los presentes, con sus juegos, acto de magia, pinta caritas, figuras de globoflexia y todas las actividades realizadas.

Manifestó Buenaventura Borja, empleado del área de seguridad que paso un día muy agradable en el que se sintió muy feliz al lado de su familia y compañeros de trabajo, ya que compartieron buenos momentos y gozaron de todas las actividades que se llevaron a cabo; aprovecho a agradecer a la administración por realizar este tipo de actividades que contribuyen a mejorar las relaciones entre compañeros y sus familias.

En la actividad los niños y niñas junto a sus padres disfrutaron de golosinas como: paletas, pizza, pastel, bebidas y regalos como premios de participación en diferentes juegos, pero además recibieron un juguete cada uno de los hijos de los empleados siendo un total de 60.

El Ing. Tito Antonio Bazán, Director de imprenta, consideró la celebración del día del niño como una política integral de la nueva administración de la Imprenta Nacional, que persigue unificar a la familia de Imprenta, ya que busca espacios de acercamientos y experiencias juntos, en la cual fuera del ámbito laboral se pueda interrelacionar al personal y sus familias.

Emilia De Paz, del área de digitalización, manifestó la alegría de disfrutar del show de los payasitos, la comida y todas las actividades, junto con la gran familia de la imprenta Nacional y las familias de cada empleado que participo de este evento, agradeciendo a la administración el agasajo y la inclusión a este tipo de actividades.

“Nos sentimos satisfechos del resultado de esta actividad, pese a que no pudieron llegar todos los invitados, tuvimos un número significativo de empleados y el premio lo percibimos en las sonrisas de los niños al recibir su juguetes, las carcajadas de ver a los payasos y quiebras de piñatas.” Ing. Bazán.